Mejor caminar bien que llegar
Somos tu agencia de viajes en el Camino de Santiago. DOS BLOGGERS CREANDO RUTAS PARA VIAJAR SIN PLANES FIJOS NI INTENCIÓN DE LLEGAR.

Viaje al Camino del Norte, etapa 3: de Zumaia a Deba

14 Abr. 2020  

Decidí retornar al Camino del Norte apenas dos meses después desde mi primera incursión en junio de ese mismo verano.

Entonces éramos tres en el equipo. Mi pareja, una amiga estadounidense y la peregrina que os escribe refrescando sus propias vivencias.

Noelia y Heidi en Pasajes

Con Heidi en el pequeño puerto artesanal de Pasajes

Comenzamos en la estación de autobuses de Irún, donde nos reunimos por primera vez. Tras tres días caminando por el País Vasco, dimos por finalizada nuestra sociedad en Zumaia.

Estaba así planeado; Heidi seguiría sola hasta Compostela, una vez aprendida una mínima rutina peregrina, y nosotros regresaríamos a Madrid.

Si queréis conocer un poquito más de la experiencia de Heidi en su Camino del Norte, aquí tenéis el link de su historia en nuestro blog.

El compromiso con Heidi consistió en hacer de cicerones durante un largo fin de semana, pero la inevitable despedida tres días después fue más dura de lo que hubiésemos querido. 

Abandonar el Camino cuando acabas de entrar se me hizo muy amargo, pero despedir a una buena compañera de viaje fue lacerante.

La bella Zumaia

Zumaia permanecía en el mismo colorido fotograma donde la dejé hace apenas un par de meses.

Estación de Zumaia

Despedida de Heidi en la estación de Zumaia

Incluso Patxi, el dueño de la pensión donde iba a pasar la noche, me reconoció nada más verme; me cedió exactamente la misma habitación donde dormí aquel día de junio. 

El casco viejo de Zumaia irradiaba vida ese domingo de agosto. Tras pasear por sus callejuelas, me alejé del bullicio, anduve hacia el largo y angosto callejón empedrado que moría muy cerca de la playa de Itzurun.

La playa de Itzurun

Desde una atalaya excavada en la roca, apoyé ambos codos sobre una endeble mesa de un chiringuito playero; mirando al mar, vacié mis pensamientos sobre un horizonte enrojecido por el ocaso del sol. 

Una camarera complaciente me despertó de mi pequeña hipnosis. Tenía hambre y ella pareció escuchar mis pensamientos. 

La cena fue liviana y resultó en una magnífica velada a la luz de la luna, amenizada con el sonido de un mar absolutamente en calma. 

Apenas llevaba unas horas en aquel lugar, sin haber dado apenas unos pasos, y ya había conectado con el Camino de Santiago casi, casi entrado en su mundo sin retorno.

Camino de Santiago por Zumaia

Senda del Camino de Santiago del Norte cerca de Zumaia

Sobre el horizonte dos faros ponían límite a una costa torturada por los conocidos Flysch. Cientos de kilómetros por delante. Todos y cada uno de ellos me esperaban, me estaban llamando. 

El sol se puso despacio sobre la línea infinita del mar. Hora de irse a la cama, Patxi no tardaría en cerrar las puertas de su particular chiringuito del centro.

Me acosté pensando en la ruta de los Flysch que me esperaba al día siguiente, que me conduciría hasta la ría que parte el pueblo de Deba en dos.

Flysch de Zumaia

Sentada sobre los Flysch de Zumaia

Saliendo de Zumaia

Salí de Zumaia tras despacharme con buen desayuno a conciencia con muchísima calma. El lugar escogido cerca del canal del río invitaba a ello con descaro.

Canal del río Urola en Zumaia

Puente del canal sobre el río Urola cera de su desembocadura

Necesitaba acumular energías para un tramo muy especial que había escogido para hoy, algo más alejado de la senda oficial pero difícil de renunciar. 

Primeras cuestas con pendiente nada moderada a la salida de Zumaia, poco a poco iba ganando altura sin mucho esfuerzo. Aquí todo sube o baja, no existen más que falsos llanos. 

Atrás dejé el albergue de peregrinos de Zumaia. Se encuentra a la salida de la población, sin duda es un buen albergue histórico del Camino del Norte con un cuidado jardín donde disfrutar del entorno.

Panorámica de Zumaia

Vistas de Zumaia desde el Camino del Norte

Eso sí, el paisaje ayudaba a mitigar cualquier fatiga. Valía mucho la pena no picar la mirada hacia tus botas y elevarla junto a las montañas que me circundaban.

Apenas pasados 3 kilómetros, frente a la ermita de San Sebastián de Elorriaga, me encontré ante la tesitura ya planeada desde la noche anterior. 

Seguir camino por la carretera local que hace de senda oficial del Camino del Norte, o bordear la costa de los Flysch. ¿Mar o montaña? ¡Nos vamos a la mar!

Vistas del viaje al Camino del Norte

¿Mar o montaña? El Camino del Norte no renuncia a nada

La ruta marítima de los Flysch

Pero esto de los Flysch… ¿Qué son exactamente?

Primero un espectáculo a cielo abierto de la naturaleza, una mezcla de roca y mar en perfecta alineación.

Es un libro abierto de historia geológica de la tierra; una formación única de capas rocosas, unas mucho más duras que otras, resultando un proceso de erosión muy característico.

El resultado es mejor verlo que describirlo con palabras, sobre todo desde arriba, sobre el acantilado que a modo de balcón natural hace las delicias de los peregrinos que optan por esta alternativa.

Acantilados de Zumaia

Acantilados sobre la costa de los flysch de Zumaia

La decisión como dije estaba tomada: bordear la costa por uno de los parajes más inhóspitos y singulares del Cantábrico.

No fui la única peregrina en este empeño, alargando la etapa en dureza y distancia: una pareja belga, un trío de chicas alemanas y dos mujeres francesas bien entradas en años. 

Con esta compañía fui en busca de lugares más salvajes, y claro, poco a poco la dureza del terreno nos fue poniendo a cada uno en nuestro sitio, dentro de una hilera que se iba estirando por momentos como un chicle.

Peregrinos haciendo el viaje del Camino del Norte por Zumaia

Subida de peregrinas por la costa de los Flysch

Tuvimos ese punto de sufrimiento que te unge de gloria al final de una etapa épica. El sol y la brisa se turnaban para dorar nuestras pieles impregnadas de polvo, sudor y salitre a partes iguales. 

A subidas sin retorno seguían descensos sin fondo. Abajo, sobre la orilla castigada, la mar nos enseñaba sus dientes afilados mordiendo el agua y conformando el hipnótico paisaje Flysch. 

La ruta tiene nombre para los senderistas, la GR 121 que bordea buena parte de esta costa cantábrica. Aquí toca subir y bajar para disfrutar y descubrir estas mandíbulas de sal y roca.

Senda del Camino del Norte por Deba

Senda del Camino del Norte cerca de Deba

De Deba a Mutriku

Tras 9 kilómetros de caminata no sin falta de mucha pericia sobre los límites de una senda inhóspita, comenzamos a descender suavemente en busca de un entrante de mar que acogiera un puerto seguro donde descansar las piernas y recobrar energías. 

Este puerto de mar pertenece a la población de Deba, final de mi corto pero intenso tramo costero. Llegué hasta la misma arena de su bulliciosa playa, tras una bajada demasiado empinada donde la mochila me empujaba hacia el mar.

Playa de Deba

Llegada a la playa de Deba por el Camino del Norte

Encontrado mi sitio en la tumultuosa playa con rasgos de auténtico chiringuito playero, la camarera me hizo hacer un tramo inédito del camino hasta la barra. 

No tenían servicio de terraza, así que me tocó ir y venir hasta construir una mesa repleta de varios “pintxos” muy variopintos. 

Tras mojar mis maltrechos pies con el agua de mar, regar mi estómago con una copa de vino y cargar el estómago con sendos pinchos, me incorporé al camino con energías renovadas.

Flecha amarilla sobre mojón en el País Vasco

Flecha amarilla sobre un mojón de piedra típico del País Vasco

Quería llegar a buena hora para recorrer el pueblo marinero de Mutriku, donde tenía reservada mi merecida noche de descanso. 

No me equivoqué, no me decepcionó el pequeño viaje dentro del Camino del Norte. Mutriku se me mostró escalonado, sus casas abarrotan un angosto entrante de mar.

Vista de Mutriku (País Vasco)

Mutriku vista desde una de sus atalayas

Un cuidado casco antiguo moría en un puerto donde flotaban mansamente un centenar de pequeñas embarcaciones de pesca y recreo.

Tal eran las pendientes en este pueblo, que para transitar de un vecindario a otro, tenías que coger más de un ascensor público.

Encontramos sitio donde dormir en la parte alta. Tenía mucho encanto la angosta ensenada vista desde tan arriba.

Conclusión

En el Camino del Norte todo tiene su sentido si sabes observar; encuentras muchísimos detalles naturales desde atalayas privilegiadas, para luego sumergirte como uno más en el bullicio de las gentes de estas tierras.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    He leído y acepto la política de privacidad

    Información básica sobre Protección de Datos

    Responsable: Noelia Ramos Rubio + info

    Finalidad: gestión del envío de información solicitada y gestión de suscripciones al blog. + info

    Legitimación: consentimiento del interesado + info

    Destinatarios: se comunicarán datos a Mailchimp para gestionar las comentarios al blog como plataforma de envío de información.

    Derechos: tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

    Información adicional: puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web womantosantiago.com + info

Deja un comentario






He leído y acepto la política de privacidad

Información básica sobre Protección de Datos

Responsable: Noelia Ramos Rubio + info

Finalidad: gestión del envío de información solicitada y gestión de suscripciones al blog. + info

Legitimación: consentimiento del interesado + info

Destinatarios: se comunicarán datos a Mailchimp para gestionar las comentarios al blog como plataforma de envío de información.

Derechos: tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional: puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web womantosantiago.com + info

¿NECESITAS AYUDA PARA
HACER EL CAMINO?

Nombre

Correo electrónico

Mensaje

He leído y acepto la política de privacidad

Información básica sobre Protección de Datos

Responsable: Noelia Ramos Rubio + info

Finalidad: gestión del envío de información solicitada y gestión de suscripciones al blog. + info

Legitimación: consentimiento del interesado + info

Destinatarios: se comunicarán datos a Mailchimp para gestionar las comentarios al blog como plataforma de envío de información.

Derechos: tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional: puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web womantosantiago.com + info

 
 
SENTIDOS
CAMINOS
 
SOMOS MIEMBROS DE:
NUESTROS PODCASTS EN EL SONIDO DEL CAMINO:
 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros, como Google Analytics, para optimizar su navegación y realizar tareas de análisis. Advierto que si continuas navegando, aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración, desactivarlas u obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar